Blog

Esquiar en Valle Nevado (Chile): una experiencia singular

Encuentra tu viaje de esquí:

Hotel + Ticket
Ticket
Habitación/Apartamento (1)
Home
Blog
Esquiar en Valle Nevado (Chile): una experiencia singular

BLOG DE ESQUÍ, SNOWBOARD Y MONTAÑA

Esquiar en Valle Nevado (Chile): una experiencia singular

01/01/18

Esquiar en Valle Nevado (Chile): una experiencia singular

La globalización hace que todo y todos cada vez seamos menos diferentes y nos parezcamos más: en actitudes, en la moda, incluso en la comida o en la forma de esquiar o hacer fila en un remonte.

 

Posiblemente el máximo exponente de este fenómeno sean los aeropuertos: mismas tiendas de moda e incluso los souvenires son casi los mismos. Por suerte hay muchas otras cosas que nos recuerdan que estamos lejos de casa: los uniformes de la policía a quién mostramos contentos el pasaporte y, por supuesto, el paisaje que podemos ver a través de los grandes ventanales.

 

Para un esquiador europeo aterrizar en Santiago de Chile después de observar desde el aire una capital de 6,5 millones de habitantes con un telón de fondo de montañas nevadas, pero sabiendo que allí mismo te están esperando unos centros de ski, acaba siendo una mezcla de ilusiones, emociones y visiones intensas.

 

Así voy a explicarles un poco mi experiencia de tres días en el centro de ski de Valle Nevado, en los Andes centrales de Chile. ¿Preparados?

 

La capital chilena es una ciudad moderna y cosmopolita en la que se puede respirar a partes iguales el humo de sus transitadas avenidas y a la vez el aire puro de las montañas cercanas. Su telón de fondo de junio a octubre es un decorado majestuoso del auténtico invierno blanco.

 

Así no resulta extraño que en los folletos y mapas turísticos de la ciudad se vendan tours para ir a visitar la nieve o para ir a esquiar por los alrededores de la capital. A tan sólo 35 kilómetros de esta Ciudad nos encontramos con cuatro centros de esquí: Farellones, La Parva, El Colorado y Valle Nevado, también conocidos como los “centros de esquí metropolitanos”.

 

En Santiago hay dos zonas dónde se puede vivir más notoriamente el ambiente del esquí: los alrededores de la calle Constitución, en el barrio de Bella Vista, y en la avenida de Las Condes, en dirección a la ruta que nos sube a los cuatro centros de esquí. Aquí es posible encontrar diferentes negocios vinculados a la nieve: empresas de transportes, alquiler de material y ropa o agencias para excursiones, entre otros.

 

Acceso a Valle Nevado

Este centro se encuentra a sólo 46 kilómetros de la capital y se accede por una ruta sinuosa que se transita entre los 60 y 90 minutos en función de las condiciones meteorológicas y las horas punta de subida o bajada.

 

Hay controles policiales que paran a los vehículos para asegurarse de que porten las cadenas y también hay un par de puestos a pié de carretera donde por unos pocos pesos unos instaladores nos ayudarán a colocarlas (si fuera el caso, claro). La ruta esta en un valle estrecho por el centro del cuál discurren las aguas bravas del río Mapocho y a los lados del río las pendientes son escarpadas y cubiertas por matorrales, árboles que forman pequeños bosques de grandes claros y, atención, unos bellos cactus que para un europeo son algo así como una contradicción muy exótica.

 

Sorpresas a la llegada en Valle Nevado

Después de dejar atrás Farellones y sus 40 curvas numeradas, pueblo de montaña situado a más de 2.000 metros y dónde la nieve ya lo cubre todo, la carretera nos lleva serpenteando suavemente y ganando más altura hasta el pie de pistas de Valle Nevado. La llegada a este centro se hace por bellos paisajes singulares de Farellones, estructuras geológicas de piedra que parecen un acantilado del mar.

 

Una vez en el centro me sorprenden dos cosas: la primera, las escaleras mecánicas para llegar al pié de pistas y la segunda, ver esos edificios de hoteles y apartamentos, uno de los cuáles claramente inspirado en el centro alpino francés de Les Arcs.

 

Apunte histórico

Valle Nevado es una de los 4 centros metropolitanos de Santiago de Chile y su origen se debe al inicio del esquí en esa misma zona en los inicios de los años 30 del siglo pasado. A partir de ahí nacieron y se fueron desarrollando otros centros de esquí como El Colorado y La Parva y finalmente Valle Nevado, la más reciente e impulsada por empresarios franceses en 1987, de ahí su similitud con la antes mencionado centro alpino de la Saboya.

 

Un complejo residencial y un centro moderno

Valle Nevado se desarrolla al entorno de un complejo residencial de apartamentos y hoteles, situado a 3.100 metros, de donde emanan buena parte de sus clientes habituales.

 

Valle Nevado es un centro que sorprende, y no sólo por su paisaje y nieve de calidad, sino porque sólo llegar y empezar a remontar montaña arriba lo hacemos con un magnífico telecabina (único en Chile) que nos lleva hasta el eje central del centor, y desde ahí se accede al resto del dominio con el telesilla Andes express, un desembragable de 4 plazas, instalación nada habitual en sudamérica.

 

En Valle Nevado, además, hay red de nieve producida, pisanieves bien equipados, trabajadores bien formados, 46 kilómetros de pistas y durante la temporada recibe una media de 4 metros de nieve. El clima también es agraciado con este centro de esquí permitiendo que en el 85% de los días brille el sol bajo un cielo azul intenso. ¿Se puede pedir más?

 

Tres días trackeando 100 kilómetros de pistas con la App de Valle Nevado

En Valle Nevado esquié tres días, en concreto los días 22, 23 y 24 de julio: un día de sol, un día de cielo cubierto y otro día nevando.

 

Para ello usé la app de Valle Nevado, compatible con Skitude, y puse en marcha el tracker GPS los tres días. Deslizándome por sus 46 kilómetros de pistas situados entre las cotas 3.000 y 3.750 m. sumé cerca de 100 kilómetros, sin ninguna prisa, por supuesto. Para hacer las fotos use la opción que me da la aplicación de Valle Nevado, de ésta manera las imágenes realizadas quedan geolocalizadas y se pueden visualizar sobre el mapa del centro.

 

Tres puntos que no se pueden dejar de visitar

En Valle Nevado hay tres visitas obligadas que, según mi criterio, no se pueden dejar de lado en ningún caso, así que voy a explicaros el porqué.

 

Parador Tres Puntas. Se encuentra a la llegada del andarivel Tres Puntas. En este punto se puede observar muy cercano el Cerro El Plomo, que con sus 5.424 m.s.n.m. es la cumbre más alta de esta región. Ver la cima y sus dos glaciares más conocidos, el “colgante” y el “iver”, siempre son un espectáculo de la naturaleza y una muestra de la belleza altiva de los Andes.

 

La pista Sol, ubicada en el valle Olímpico, límite entre Valle Nevado y su vecina El Colorado. Se trata de una pista roja especialmente atractiva por su trazado, por las vistas sobre el resto del centro y porqué su acceso pasa inadvertido y por ello poco transitada.

 

Pista negra La Momia. Su nombre proviene los restos bien preservados de un niño inca encontrado en el cerro El Plomo en 1954, y que actualmente se encuentra conservado en el Museo Nacional de Historia Natural de Chile. Cuentan algunos locales que desde que fue descubierto y desenterrado los Andes centrales de Chile reciben menos precipitaciones de nieve así que, ya sabes, si esquías por esa pista no olvidéis hacerlo respetuosamente. En lo técnico se trata de una negra exigente que conviene evitar cuándo está helada o venteada.

 

Y finalmente unas sugerencias y curiosidades

En Valle Nevado hay algunas cosas que debemos tener claras. Si hay niebla es preferible no salir de las pistas balizadas. Por debajo de la urbanización hay varios desfiladeros y a pesar de encontrarnos cerca de una capital de 6,5 millones de habitantes, las montañas en esa zona son extrañamente aisladas, desiertas y por su verticalidad pueden resultar peligrosas sin buena visibilidad y lejos de las áreas controladas.

 

Las pistas se acercan a los 4.000 metros así que algunas personas pueden tener alguna dificultad a la hora de respirar y moverse, pero nada serio, sólo puede pasar que aparezca más cansancio de lo habitual. ¡Y a esa altura puedes dar por hecho que casi siempre hace frío!

 

Valle Nevado es una de los grandes centros de Sudamérica y lo es por sus instalaciones modernas, buena nieve y pistas variadas para todos los niveles. El centro dispone de un pie de pistas con todos los servicios, con actividades aprés-ski para todos los públicos y una clientela internacional dominada por el esquiador brasileño de nivel adquisitivo medio alto o alto.

 

Ofrecen la posibilidad de adquirir un forfait conjunto con su vecino centro de ski La Parva e incluso con el Colorado, con lo que se puede esquiar en un dominio cercano a los 100 kilómetros. De todas formas hay que decir que las pistas del sector norte (Ballicas, Ancla, Valle del Inca y Tres Puntas) acostumbran a estar poco concurridas y a ellas sólo acceden los esquiadores o surfers con nivel técnico avanzado o experto, así que difícilmente el centro de Valle Nevado puede quedar pequeña.

 

Y por último, una curiosidad: buena parte de las pistas de esquí llevan nombre de bailes cómo Vals, Fox Trot, Twist, entre otros. Pero les dejo esta pregunta que aprovecho para enlazar con el inicio de este artículo: ¿Que otra actividad “global” podría ser casi igual de divertida como lo es esquiar con buena nieve, cielo azul y buena compañía?

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si está de acuerdo pulse ACEPTAR o siga navegando. Puede cambiar la configuración u obtener más información haciendo click en Más información.